Agradecer para poder soltar

Frases feministas favoritas.
8 marzo, 2017
ARIES ES HORA DE CELEBRAR
23 marzo, 2017
Mostrar todo

Agradecer para poder soltar

“DEJAR IR NO ES DECIR ADIÓS, ES DECIR GRACIAS”

Cuando vi esta frase por primera vez se me puso la piel chinita, no recuerdo donde la vi, pero me fascinó. Cuando hablo de dejar ir, me refiero a dejar ir el dolor y la frustración que me causan las expectativas, ilusiones y planes que tenía con una persona que ya no está en mi vida. El soltar es un trabajo emocional, mental y energético.

Dejar ir no es olvidar, ni sentir indiferencia; esto es absurdo, porque esa persona fue parte de mi historia, todo lo que disfrute, aprendí, viví y compartí estuvo ahí y jamás lo podré borrar.

Me he dado cuenta que cuando no puedo soltar a alguien es porque realmente no quiero o al menos una parte de mí no quiere. Si me niego a soltar es porque inconscientemente creo que sacrificando mi bienestar a través del dolor podré regresar a esa persona que se fue. O siento culpa y me digo algo como: “Si hubiera hecho las cosas distintas esto no hubiera pasado”. O me niego a soltar porque siento un enorme miedo a no volver a encontrar a alguien igual.

Pero sea cual sea la razón que me hace aferrarme recuerdo que siempre que alguien muere, o que una relación termina o cambia es porque en realidad ya había cumplido su función y está lista para transformarse en algo más.

Solo cuando siento gratitud puedo darme cuenta de cuantas cosas buenas viví  y también de cuanto aprendí del dolor.  Por ejemplo en el pasado cuando alguien no me correspondió en el amor o me traicionó, me trató mal etc. gracias a esto aprendí a darme cuenta de mi enorme capacidad y mis ganas de amar, aprendí a poner límites y a darme cuenta de lo que sí quiero en una relación, aprendí a reconocer lo que me gusta y lo que no, y que clase de trato espero de los demás. Entre muchas otras cosas y si esto lo sumo a todo lo bueno que viví y disfruté, entonces soltar el rencor y el dolor que me amarra a esa persona o relación que terminó se vuelve más fácil.

Otro ejemplo es cuando alguien muere, tal vez sentí que se fue demasiado pronto o me quedé con ganas de hacer y decirle muchas cosas, ese dolor y esa culpa hace que me aferre y viva en negación de su muerte, pero esto me quita la libertad de ser feliz. Si agradezco todas las cosas buenas que tenía esta persona, todo lo que disfrutamos juntos, todo lo que me enseñó, todo lo que dejó en otros y en mí. Y si solamente pongo mi atención en eso, entonces podré asimilar su muerte y soltar ese dolor más fácil.

Aunque a veces es imposible soltar del todo porque hay dolores y frustraciones que sé que me acompañarán toda mi vida, pero también sé que hasta lo más doloroso que me ha pasado tenía el propósito de ayudarme a crecer y evolucionar.

Si doy gracias de corazón, no necesito fingir indiferencia, no me obsesiono con olvidar, dejo de negar el dolor y la decepción, dejo de aferrarme al rencor, al enojo o al victimismo. Mientras más dejo fluir la gratitud en el proceso más fácilmente puedo soltar.

Agradecer requiere mucha humildad y mucho respeto no solo hacia ti mismo y a la otra persona, si no a la vida.

Solamente aceptando la vida tal y como es puedo ser feliz.

 

Aquí te dejo una frase que me encanta, cámbiala y ajústala a tu caso como lo necesites:

“Gracias gracias gracias por todo lo que compartimos, agradezco lo que aprendí con tu presencia en mi vida. Yo te elegí para vivir todo lo que vivimos y sé que tú me elegiste a mí también, y aunque nuestra relación hoy se haya transformado en algo diferente, te doy gracias por todo lo bueno y lo malo que me hizo crecer. Me quedo con la responsabilidad de lo que a mí me toca y te entrego la responsabilidad de lo que te toca a ti. Me voy libre y tú también te vas libre. Con todo lo que me diste haré solo cosas buenas de hoy en adelante”.

Si te gustó el blog por favor compártelo y déjame tus comentarios. Nos leemos el próximo miércoles.

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a nuestro boletín