Reemplazar lo bueno que te daba tu adicción

LISTA DE DESEOS IMPOSIBLES
21 marzo, 2018
CONTRASTE
4 abril, 2018
Mostrar todo

Reemplazar lo bueno que te daba tu adicción

El alcohol me dio momentos muy desagradables,  vergonzosos y difíciles, pero también me ayudaba a ligar, a divertirme, a olvidarme de mis problemas, a no sentir que mi ansiedad me controlaba, entre muchas otras cosas. No todo era sufrimiento, por algo tome durante 7 años.

Obviamente terminé tan harta y cansada de todo lo malo que me tomó mucho tiempo reconocer todas las cosas buenas que obtenía gracias al alcohol, pero es importante reconocer lo que nuestra adicción, vicio o mal hábito hace por nosotros para que podamos hacer un plan para obtener lo mismo de maneras más sanas y positivas.

Cuando por fin me sentí lista para reconocer que sí hubo cosas buenas hice una lista de todo lo que obtenía gracias al alcohol y empecé a buscar nuevas maneras de obtener eso pero de una manera totalmente diferente o empezar desde cero.

Aquí hay algunos ejemplos de que es lo que obtenía y como lo hago diferente ahora:

Distraer mi ansiedad

El alcohol me ayudaba a no sentirme tan ansiosa . Y cuando dejé el alcohol aprendí técnicas de respiración y relajación. Aprendí a evitar personas que creaban dinámicas tóxicas que disparaban mi ansiedad. Hoy cuido mucho mis horas de sueño y me ayudo de tés relajantes cuando siento que me supera el estrés.

Divertirme en antros y bares

Fui practicando el irme “soltando” ir solo a bailar a divertirme sin necesitar de ninguna sustancia que me “relaje” como lo hacía el alcohol. Empecé a bailar como si no me importara lo que los demás pensaran y al principio fue incómodo pero con la práctica se fue haciendo más fácil y después descubres que cada quien está en su rollo. Mientras no molestes a nadie es raro que haya alguien prestándote taaanta atención.

*A algunas personas el simple hecho de estar en un lugar así sería un disparador de su adicción. 

 Yo deje de ir a antros y bares por un poco más de 6 meses hasta que me sentí suficientemente segura para ir. Descubrí que yo puedo ir sin sentirme ansiosa por tomar,  pero mi caso puede ser distinto al tuyo, debes conocerte muy bien e ir viendo que ayuda a tu recuperación y que no.

Desconectarme y relajarme  (no pensar en mis problemas).

El alcohol me ayudaba a lograr esto así que cuando deje de tomar aprendí a meditar. Retomé cosas que me gustaban mucho como el dibujar, pintar, leer. Hacer cosas buenas para mí que me relajaban y me mantenían en el momento presente sin estar tan al pendiente de lo que me preocupa o me estresa.

Ligar

En los 7 años que tomé tengo muy pocos recuerdos ligando sobria, muy muy pocos.

Ligar ha sido de lo que más trabajo me costó hacer al principio. Porque me sentía completamente inexperta y asustada. Siempre había ligado con ayuda del alcohol ¿ahora qué?

No hay una fórmula mágica simplemente tienes que atreverte y arriesgarte sin ninguna “muleta” para los nervios y sin nada que te distraiga del miedo.

Tuve que aprender a salir de mi zona de confort, aprender a acercarme a alguien aunque me diera pena o miedo, tuve que recordar lo que valgo cuando me invadían los nervios, tuve que arriesgarme y aprender a vivir con el rechazo y a sentirme incomoda cuando las cosas no salian como quería. Sin duda ligar sobria me ha enseñado a ser más valiente y a tener más confianza en mi misma.

Y de verdad que he aprendido a agradecerlo y valorarlo. Me encanta conectar con alguien y estar totalmente presente. No avergonzarme de nada porque estaba consciente de todo lo que estaba haciendo y diciendo. Disfrutar de la persona con la que estuve, sabiendo que la elegí porque me gustó y no porque el alcohol me confundió. Los ligues son más auténticos y reales y recuerdas cada momento y cada detalle a la perfección.

Éstas son solo alguna de las cosas que he aprendido a hacer sobria y de verdad que darme cuenta de lo que mi adicción hacía por mí fue básico para mi recuperación.

Indudablemente cuando cambiamos un hábito o estamos superando una adicción tenemos que aprender a hacer las cosas de diferente manera, si queremos vivir como vivíamos antes como si nada hubiera pasado solo nos vamos a frustrar. Tenemos que salir de nuestra zona de confort constantemente hasta que encontremos algo que nos acomode igual (o mejor) que nuestra adicción.

Llevo casi 6 años sin tomar alcohol y aún hay cosas que sigo aprendiendo a hacer y cambiando. Y aunque ya prácticamente nunca me dan ganas de tomar, en cuanto siento esas ganas quiere decir que hay una necesidad que tengo que aprender a satisfacer de una manera nueva,  siempre tomo esos momentos como oportunidades para conocerme mejor y darme lo que necesito de la mejor manera posible.

Mereces vivir una vida feliz, mereces vivir libre de cualquier vicio, mal hábito o adicción que te controle.

Mereces una vida donde puedas satisfacer tus necesidades de una manera sana y buena para ti.

Y por difícil que parezca al principio, sí se puede.

 

¡GRACIAS POR LEERME!

 SI TE GUSTO EL BLOG AYUDAME A COMPARTIRLO Y SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER PARA QUE NO TE PIERDAS DE NADA
SI QUIERES MÁS CONTENIDO COMO ESTE TE RECOMIENDO QUE LEAS:

*LECCIONES EN 5 AÑOS DE ALCOHOL

*BENEFICIOS DE NO TOMAR

ME ENCUENTRAS COMO DIMELILO EN INSTAGRAM, FB Y TWITTER

 

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a nuestro boletín