CARTA A MI CUERPO Y A SUS KILOS DE MÁS.

QUERIDOS 27…
4 septiembre, 2018
Mostrar todo

CARTA A MI CUERPO Y A SUS KILOS DE MÁS.

“Tengo 28 años y he vivido peleada con mi cuerpo por 20 años de mi vida (tal vez más).

Recuerdo una etapa donde mis cachetes y mis brazos y mi abdomen eran solo partes de mi cuerpo, un cuerpo que estaba libre de juicios, de complejos, libre del odio y del rechazo ajeno, un cuerpo inocente sin culpas ni vergüenzas. Recuerdo esos días cuando esas partes de mi cuerpo eran solamente recipientes de amor, de besos, de cariño; herramientas para abrazar, para jugar, para bailar. Recuero cuando mi cuerpo no era un campo de batalla.

Me siento harta de vivir en una sociedad que nos dice como nos tenemos que ver, como nos tenemos que vestir, cuanto tenemos que pesar, de qué color tiene que ser nuestra piel y nuestros ojos, nuestro cabello, cuanto pelo tenemos que tener o no tener en el cuerpo. Pero sobre todo me siento harta de tratar de obedecer, harta de no rebelarme más. Cansada de luchar y de tratar de que otros entiendan, cansada de rechazarme a mi misma para pertenecer.  Me siento triste de haberme comprado el rechazo ajeno y haberlo convertido en propio.

A mis kilos de más lamento tanto los juicios y el odio porque con eso me he rechazado a mi misma, he dejado de ser yo y de hacer lo que quería en muchas ocasiones por miedo a sentirme rechazada. Lamento profundamente todas las veces que no me di permiso de ponerme la ropa que quería, de usar traje de baño o shorts o faldas muy cortas para no “incomodar”. Todas las veces que me quedé sin nadar, sin correr, sin bailar, sin ligar, sin besar y sin hacer el amor por una vergüenza que alguien más me enseñó a tener.

Lamento no decir basta cada vez que alguien me ofrecía una dieta o usaba la “preocupación por mi salud” como un pretexto para tratar de hacerme sentir menos. Lamento todas las veces que solo asentí cuando alguien me decía que si bajara de peso sería más guapa o más bonita, o las personas que me decían lo guapa que me veía “cuando estaba flaca”.

Lamento todas las dietas riesgosas que rayaban en desorden alimenticio, el hambre que pasé, la locura de ejercicios que hice hasta quedar exhausta porque no tenía la condición adecuada. Lamento esos masajes super dolorosos e incomodos, las cremas que ardían, las pastillas y las gotas sospechosas. Lamento usar el pretexto de querer ser sana y “fitness” para justificar el maltratar a mi cuerpo solamente para verme como alguien más me dijo que tenía que verme.

Hoy se acabó todo eso. Mi relación conmigo, la armonía con mi cuerpo es más importante que el reconocimiento externo, hoy sé que mi salud mental y emocional es más importante que cualquiera de estas tonterías.

Hoy sé que hay cuerpos que son más propensos a engordar que otros, hay metabolismos más rápidos y otros más lentos y hay cuerpos diferentes, complexiones distintas, huesos de diferentes tamaños. Cada cuerpo tiene sus propias formas y aunque quieran no pueden meternos en el mismo molde a todos.

Hoy elijo estar con personas que me aman y me respetan y que se guardan sus críticas y sus juicios para ellos mismos. Hoy elijo amistades y parejas que están conmigo por quien soy yo.

Elijo comer con amor, y disfrutar de la comida chatarra y los dulces y los postres de vez en cuando y sin culpa, en lo que aprendo a vivir sin ellos. Elijo sentirme hermosa y guapa tal y como me veo todos los días.

Elijo disfrutar de mi cuerpo y correr, y nadar y bailar y brincar y ligar y besar y hacer el amor cuando quiera sin culpas sin vergüenzas sin miedos. Elijo decirme solo cosas bellas y hablar solamente con respeto a mi cuerpo. Hoy elijo amarme, aceptarme y quererme total y completamente tal y como soy sin importar como me vean los demás.”

 

¡GRACIAS POR LEERME!

 AYUDAME A COMPARTIR EL BLOG Y SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER PARA QUE NO TE PIERDAS DE NADA
SI QUIERES MÁS CONTENIDO COMO ESTE TE RECOMIENDO QUE LEAS ÉSTE POST QUE TE DEJO AQUÍ:

ENAMORANDOME DE MI CUERPO

ME ENCUENTRAS COMO DIMELILO EN FACEBOOK, INSTAGRAM Y TWITTER

Comments

comments

Únete a nuestro boletín