LA MUERTE COMO AMIGA

AUTOCUIDADO
26 septiembre, 2019
MERCURIO RETRO 101
6 noviembre, 2019
Mostrar todo

LA MUERTE COMO AMIGA

El 1 y 2 de noviembre celebramos a los muertos en México. Es una gran tradición que viene desde los aztecas. Son días llenos de color, de papel picado, de calaveras de dulce y de chocolate, de cempasúchil, de ofrendas y pan de muerto con chocolate caliente. Días de altares, de fotos, de recordar, de platicar de los muertos, de platicar con ellos. Días de calaveritas, de reírnos de la muerte y de reírnos con la muerte.

Y aunque amo que tengamos una fecha al año para recordar y revivir a nuestros muertos y entrar en contacto con la muerte sin miedo esta actitud, alegre, fiestera, no permanece siempre. La muerte no es fácil, puede ser muy dolorosa. A veces llega muy pronto a veces llega demasiado tarde. Y no es un tema fácil para todos. Pero en muchos casos las creencias sobre la muerte no nos ayudan y nos ponen el pie para vivir nuestros duelos con menos sufrimiento.

He tenido pérdidas difíciles en mi vida. He perdido a mis abuelos, he perdido a gente querida por enfermedades muy duras, como cáncer, enfisema, demencia, he perdido amigos muy queridos, he perdido gente por accidentes fatales y suicidios, he perdido a personas de mi familia que eran muy jóvenes para irse. He perdido mascotas de muchos años muy queridas para mí.  Y nunca es fácil, pero siento que mi concepto de la muerte me ha servido mucho en cada uno de estos duelos.

Aunque lloro la muerte cuando llega y vivo mis duelos siento que la muerte no me causa tanto dolor, ni me asusta. He hecho las paces con ella porque sé que es parte de la vida, y es algo que nos tocara a todos; esto ha hecho toda la diferencia.

La muerte es mi amiga, yo sé que puede sonar raro pero hace muchos años que la abracé y le pedí que me acompañara, que me guiara, que me enseñara a soltar y a volver a empezar.

La muerte no solamente se lleva nuestros cuerpos cuando nos llega la hora. La muerte nos acompaña desde siempre y todos los días lo podamos ver o no, lo queramos ver o no. La muerte no solamente llega por nuestro cuerpo, la muerte a veces llega en las relaciones, en las parejas, los amigos, los amantes. La muerte le llega a nuestros sueños, a nuestras ilusiones y fantasías. La muerte le llega a nuestras expectativas, a lo que pensábamos que íbamos a ser. Cada día morimos un poquito aunque nos resistimos a verlo estamos constantemente muriendo.

Pero la muerte no es un final, y eso es algo importante que tenemos que recordar, toda muerte es una transición a algo más, toda muerte es también un nacimiento. Morir es trascender, morir es otra manera de nacer, ya sea la muerte del cuerpo o una muerte simbólica como mencione en el párrafo de arriba. Transformación y renovación van siempre de la mano de la muerte.

Caminar con la muerte cerquita nos recuerda que no tenemos un para siempre, que algún día nos iremos. Nos recuerda la brevedad de las cosas. Nos recuerda que tenemos que ser agradecidos por la vida que tenemos, por el cuerpo que tenemos, por la gente que queremos, por nuestras posesiones por todo lo que hoy nos acompaña  y mañana quien sabe.

Caminar a lado de la muerte no significa arriesgarnos, exponernos a lo tonto, o vivir poniéndonos en peligro, significa que tenemos que disfrutar mientras podemos y gozar la vida que para eso venimos aquí.

Si caminamos de la mano con la muerte, vivimos mas intensamente, amamos más intensamente y existimos más intensamente, porque sabemos que somos afortunados y que nos han regalado un día más.

Si la muerte se vuelve nuestra amiga empieza a hacernos preguntas que nos llevan al camino correcto. ¿Qué tiene que morir? ¿Qué está muriendo? ¿Qué ha muerto ya? Y nos obliga a responder estas preguntas y actuar en consecuencia, nos ayuda a ser valientes y a vivir más profundamente.

Así te vuelves amiga de la muerte:

*Descubriendo las creencias y las ideas que nos asustan de ella. Y cuestionándolo: ¿Quién nos dijo estas cosas? ¿Desde qué lugar nos lo dijo? ¿Aún son válidas estas creencias?

*Teniendo presente que algún día nos vamos a morir y con más razón tenemos que vivir más intensamente, más profundamente, siendo agradecidos y apreciando lo que somos, a los que nos rodean y lo que tenemos.

*Reconociendo que ella es tan real y tan natural como la noche, como el cielo azul, como las flores.

*Observando como la experimentamos día a día, en lo cotidiano en lo efímero.

*Recordando que la muerte está ligada a la vida siempre, recordando que morir es nacer y nacer es morir.

*Dándote cuenta cuantas veces has muerto ya, cuantas veces te has renovado, cuantas cosas han muerto en tu vida, relaciones, versiones de ti mismo, como ha cambiado tu cuerpo.

Y para terminar con este post te dejo estas preguntas:

¿De qué manera puedes abrazar la muerte? Las pequeñas y las grandes muertes de tu vida.

¿Qué creencias ya no te funcionan sobre la muerte? ¿Qué quieres creer sobre la muerte a partir de hoy?

¿De qué manera puedes honrar la vida de los que ya trascendieron?

¿De qué manera puedes empezar a caminar de la mano de la muerte y volverla tu amiga?

Cuentame en los comentarios.

¡GRACIAS GRACIAS GRACIAS POR LEERME!

 AYUDAME A COMPARTIR EL BLOG Y SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER PARA QUE NO TE PIERDAS DE NADA
SI QUIERES MÁS CONTENIDO COMO ESTE TE RECOMIENDO QUE LEAS ESTOS POSTS QUE TE DEJO AQUÍ:

COMPROMETERME CONMIGO

HAZLO PORQUE TE HACE FELIZ

SIGUEME EN MIS REDES SOCIALES

FACEBOOK  DIMELILO 

 INSTAGRAM DIMELILOBLOG

TWITTER DIMELILO

Comments

comments

Únete a nuestro boletín